La inflación y la presentación de Guzmán en el Congreso cambiaron el ánimo en el Gobierno

0
8
Axel Kicillof, Santiago Cafiero, Wado De Pedro y Alberto Fernández, en la Casa Rosada
Axel Kicillof, Santiago Cafiero, Wado De Pedro y Alberto Fernández, en la Casa Rosada

Dos datos concretos que esperaba el Gobierno con mucha expectativa en estos últimos días se terminaron resolviendo tal como esperaba el presidente Alberto Fernández, y esto generó una ola de profundo optimismo en la Casa Rosada: la baja de la inflación anunciada por el INDEC y la exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán, ante el Congreso para explicar sobre los alcances de la negociación de la deuda con el FMI.

En el oficialismo creen que el buen clima interno podría mejorar incluso por las repercusiones positivas que podrían producirse mañana cuando finalmente se anuncie el aumento que se otorgará a los jubilados (estaría en torno del 11% para los que menos cobran), a los pensionados y a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) para el período que va de marzo a mayo.

En el despacho presidencial había buenos ánimos esta tarde cuando se dio a conocer la inflación de enero, que fue de 2,3%, como resultado de la tensión entre el congelamiento de tarifas y la estabilidad en la cotización del dólar. Este dato contrasta con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de diciembre de 2019, que fue del 3,7% y surgió del promedio de las consultoras, bancos y economistas convocados por el Banco Central en el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM).

Marco Lavagna, titular del Indec
Marco Lavagna, titular del Indec ( /)

“El 2,3% de inflación es la más baja de los últimos 7 meses, y eso que se debió absorber el IVA”, explicó a Infobae un funcionario con acceso directo al despacho de Fernández. Se refería así a la decisión del Gobierno de desactivar en diciembre las medidas de la última etapa de la era Macri que habían extendido la quita del IVA para un gran número de productos de la canasta básica.

En rigor, las cifras emitidas hoy representan la menor variación de precios desde julio de 2019, cuando hubo una inflación del 2,2%. Desde ese momento hasta ahora, el IPC mensual no había bajado del 3,3%, con un pico de 5,9% en septiembre tras la devaluación ocurrida luego de las PASO.

De todas maneras, tanto en el ala política como en el Ministerio de Economía coincidieron en un punto al hacer la lectura de los datos del Indec: la Casa Rosada cree que esta baja de la inflación responde a un “gran trabajo” del equipo de Comercio y al seguimiento profundo del programa de Precios Cuidados. Por lo tanto, el Presidente encomendó a sus funcionarios seguir en esa línea.

En adelante, en el Gobierno creen que se vendrá un alivio para los sectores bajos y medios de la sociedad argentina si persiste este índice en baja de la inflación y se le suma las medidas económicas relacionadas con el congelamiento de tarifas.

Esta también es la apreciación que venía compartiendo el Presidente en estos días con los líderes gremiales con los que se reunió en la Casa Rosada. En las reuniones que mantuvo con el líder camionero, Hugo Moyano, o con el cosecretario de la CGT Héctor Daer les transmitió su optimismo sobre la baja de la inflación y una mejora de la economía. De allí que les reclamó lo que en el Gobierno algunos llaman la “Fórmula PP”: es decir, paciencia y prudencia.

Si bien en el Gobierno sabían que el índice de inflación iba a ser menor, no querían adelantar nada para evitar una lectura en la sociedad de un Indec intervenido como fue en la época de Guillermo Moreno con Cristina Kirchner en el poder.

“Hay que ir poco a poco, paso a paso, como diría ‘Mostaza’ Merlo. Los argentinos van a ver que poco a poco va a ir mejorando. El consumo va creciendo, las marcas de los Precios Cuidados crecieron hasta 200% en ventas. La Tarjeta Alimentar sirve mucho. Ya entregamos cerca de un millón”, remarcó hoy el Presidente en declaraciones radiales para graficar esta ola de optimismo que se vivió en la Casa Rosada.

El ministro Guzmán, en su presentación en la Cámara de Diputados
El ministro Guzmán, en su presentación en la Cámara de Diputados (Agustin Marcarian/)

Por otro lado, desde el Gobierno evaluaron como “muy positiva” la exposición del ministro Guzmán en el Congreso sobre el desarrollo de las negociaciones por la deuda.

Es que este era un tema que preocupaba a varios funcionarios. No sabían si la destreza política de Guzmán iba a resultar favorable en un ámbito como el Parlamento, donde el economista favorito del Presidente no estaba acostumbrado a transitar.

Para los funcionarios de la Casa Rosada, la exposición del ministro de Economía en el Congreso fue “impecable” y despejó todas las dudas que había. Nadie hizo una relación directa entre el aumento del riesgo país, que llegó a los 2.000 puntos, y la exposición de Guzmán.

A la vez, en el Gobierno creen que la exposición del ministro de Economía recibió las “chicanas esperadas” de la oposición, pero hubo, al entender de los funcionarios allegados al Presidente, “claridad y firmeza” de parte del ministro.

Una muestra de esa aceptación que generó en el Gobierno la intervención de Guzmán en el Congreso fueron las palabras del propio Fernández cuando dijo hoy en el reportaje radial con Oscar González Oro: “Lo que buscamos es tranquilizar la economía, como le gusta decir a Martín Guzmán”. Y añadió: “En default técnico estamos desde que Macri decidió reperfilar la deuda”, dijo cuando se le preguntó si el país podía entrar en cesación de pago.

Por otra parte, en el Gobierno desterraron por completo la idea de que haya una fisura en el mensaje de Cristina Kirchner y Fernández ante el FMI a raíz de la respuesta que le dio el organismo internacional a la vicepresidenta por su reclamo de una quita.

“Lo que dijo Cristina es absolutamente consciente. Lo que yo quisiera, y lo estamos logrando, es tener un diálogo sensato con el FMI”, dijo el Presidente al sustentar los dichos de la Presidenta y el correlato de la respuesta del Fondo.

Cristina Kirchner (Reuters)
Cristina Kirchner (Reuters) (Agustín Marcarian/)

Es decir, que para la Casa Rosada no hay diferencias de criterio entre el Presidente y la Vicepresidenta ante la postura política que mantendrá la Argentina en su negociación con el FMI.

Es más: desde la Casa Rosada coinciden con la apreciación que expuso hoy en Twitter la presidenta del Senado al mencionar el estatuto del Fondo y plantear que “ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital”, según dice un fragmento del artículo VI del mencionado estatuto.

La frase fue resaltada y publicada en la cuenta de la ex presidenta, que destacó: «Sin comentarios. Los argentinos y las argentinas sabemos leer”. Esta es una lectura que comparte el Presidente, destacan en la Casa Rosada.

Seguí leyendo:

Alberto Fernández no se reunirá con Bolsonaro el 1 de marzo en Uruguay

Alberto Fernández analizó las paritarias con Héctor Daer y prepara reuniones con la CGT, las dos CTA y otros sectores sindicales