La segunda ola de coronavirus complica los diálogos políticos entre el Gobierno y Juntos por el Cambio

0
6
De Pedro Massa Kicillof Kirchner Ritondo Insaurralde Mayra
Los ruidos de la semana pasada por las PASO desembocaron en nuevos problemas; en ambos espacios apuntan a las diferencias internas ajenas

Después de los acercamientos de la semana pasada, las conversaciones entre el Gobierno y los sectores dialoguistas de Juntos por el Cambio para alcanzar acuerdos políticos sobre los temas que más preocupan a la dirigencia se enturbiaron en los últimos días, a medida que se volvió más acuciante el avance de casos de coronavirus en el país. La videollamada entre el presidente Alberto Fernández y el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; los diálogos entre los diputados oficialistas y opositores por las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO); y los acercamientos entre La Cámpora y los dirigentes presidenciables para lograr un acuerdo frente al Fondo Monetario Internacional (FMI) parecen lejanos. Entre discrepancias sobre cómo hacer frente a la segunda ola, las intenciones de acercar posiciones cedieron y dieron lugar a los cruces, postergaciones y versiones encontradas.

El martes de la semana pasada el Gobierno había hecho una primera aproximación a los referentes moderados de Juntos por el Cambio para avanzar en una negociación para postergar las PASO. Aunque el día terminó con un desencuentro por las versiones sobre un principio de acuerdo con el intendente de Vicente López, Jorge Macri y el diputado nacional Cristian Ritondo (Pro), el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa tenían expectativa en sentarse a dialogar con la oposición ayer, en el ámbito parlamentario, como lo habían exigido las cúpulas opositoras.

Desde ese día, la UCR, el PRO y la CC iniciaron un proceso de diálogo entre duros y moderados, que se consumó formalmente una semana después, durante el encuentro de la mesa nacional de Juntos por el Cambio. Los principales dirigentes de los partidos opositores evaluaron principalmente las medidas de restricción impulsadas por el gobierno nacional frente a la segunda ola y sumaron a la agenda del día la propuesta del oficialismo para cambiar la fecha de las elecciones. El cónclave terminó con la emisión de un comunicado muy crítico del Gobierno, tanto por las políticas que se estaban discutiendo para paliar la suba de casos, como frente al intento de modificar el calendario electoral. Para la oposición, ambos temas están entrelazados.

Ritondo, Negri, López
Cristian Ritondo, Mario Negri y Juan Manuel López

Al día siguiente, la cancha del diálogo volvió a embarrarse. Esta vez, por versiones cruzadas sobre el momento del encuentro para discutir las PASO. En el Gobierno habían dejado trascender que estaba pautado para el miércoles, pero horas antes de la cita, en la oposición aseguraron que nunca habían recibido una invitación formal. Después de varias idas y vueltas, referentes de ambos lados intercambiaron mensajes de paz y acordaron reunirse el jueves, a las 19.30. Los detalles sobre los horarios evidenciaron la tensión entre ambas partes frente al plan electoral, pero también en torno a las negociaciones que se llevaban paralelamente por las restricciones ante la suba de casos, entre la Nación, la Ciudad y la Provincia.

En el Gobierno atribuyeron los cortocircuitos a las internas opositoras. “Son cuatro personas que hablan todos los días, claro que habían quedado en encontrarse”, dijeron en la Casa Rosada en referencia a “Wado” de Pedro, Massa, y los diputados Ritondo y Mario Negri (UCR). “Lo de la ‘falta de invitación formal’ fue una distracción, porque necesitaban tiempo. Nos pidieron que pasáramos el encuentro al jueves y evitaron decir que el problema era que no se habían puesto de acuerdo el martes”, reflexionó una fuente oficial, en diálogo con Infobae. De todas formas, aclaró que “respetarán los tiempos de ese espacio político”.

"Wado" De Pedro, Alberto Fernández y Sergio Massa (Maximiliano Luna)
«Wado» De Pedro, Alberto Fernández y Sergio Massa (Maximiliano Luna) (Maximiliano Luna/)

En la oposición acusaron al Gobierno de “forzar” un encuentro que no había sido conciliado “como corresponde” y marcaron, como en un espejo, que en el Frente de Todos también hay internas por las medidas sobre las PASO. En particular, se refirieron a las declaraciones de Sergio Massa el fin de semana. En diálogo con el programa El Cohete a la Luna, de Horacio Verbitsky, el líder del Frente Renovador había asegurado que estva a favor de que se posterguen las elecciones, como se estaba consensuando con la oposición y al interior de la fuerza oficialista. Pero también se mostró de acuerdo con que las primarias se suspendan o se realicen el mismo día que las generales. Estas dos últimas opciones, que también tenían el acuerdo de la mayor parte de los gobernadores, son resistidas no solo por Juntos por el Cambio, sino también por La Cámpora. En el Ministerio del Interior aclararon a Infobae que el acuerdo que se busca sigue siendo posponer, y no suspender o hacer coincidir las elecciones.

Las palabras de Massa generaron ruido también en el arco de Juntos por el Cambio. Aunque están dispuestos a discutir una postergación, las fuerzas de la oposición en su conjunto consideran que es “antidemocrático” eliminar una instancia de votación, y creen que la simultaneidad equivaldría a la aplicación de una ley de Lemas. Las PASO son una herramienta para ordenar los espacios que sirve tanto a la oposición como a un sector del oficialismo.

A pesar de los reparos, Juntos por el Cambio irá a la reunión hoy con exigencias que el Gobierno ya conoce. Por un lado, buscará negociar que el Poder Ejecutivo dé marcha atrás con la derogación del polémico decreto de Mauricio Macri que habilitaba a los extranjeros a votar por correo. Por otro, planteará que se implemente la Boleta única de papel, un reclamo histórico de Juntos por el Cambio.

En la previa de los diálogos presenciales, el Gobierno adelantó su rechazo a una reforma electoral en 2021. “Confunden el eje de la convocatoria. Planteamos una cuestión puntual para este año, con argumentos sanitarios, y nos salen con otras cosas, de su propio interés. Hoy no vamos a discutir una reforma electoral, ni queremos cambiar las reglas de juego. No es el debate que hay que dar ahora”, se ofuscó un funcionario de Balcarce 50. También rechazaron dar marcha atrás con el voto de argentinos en el exterior. Insisten con el argumento que utilizaron al dar por tierra la medida del macrismo: “Es anticonstitucional”.

En otra muestra de la superposición de los temas, la oposición también adelantó que pondrá sobre la mesa las necesidades de Juntos por el Cambio en las negociaciones entre el Poder Ejecutivo nacional y el bonaerense por las restricciones por la pandemia. “Horacio está muy presionado por el sector comercial y gastronómico y esas necesidades van a estar en discusión”, adelantaron a Infobae fuentes del bloque de Juntos por el Cambio.

Ante la inminencia de nuevas medidas, desde la semana pasada el gobierno de la Ciudad negociaba con el Presidente y el gobernador bonaerense Axel Kicillof que fueran lo menos restrictivas posible. La semana pasada hubo algunos desencuentros sobre el día y el horario de la reunión que habían pautado Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta para el sábado. Pero, aunque pareció complicarse el viernes por la noche cuando se introdujo a la ecuación el contagio de coronavirus del Presidente, el encuentro se celebró con más coincidencias que discrepancias. Los mandatarios acordaron que esperarían para aplicar medidas sanitarias más restrictivas.

14-8 coronavirus anuncio-cuarentena-alberto-fernandez-kicillof-rodriguez-larreta
Hay diferencias entre la Ciudad y la Provincia sobre las medidas a tomar en el AMBA frente a la suba de casos

La cumbre se celebró, a pedido de Horacio Rodríguez Larreta, sin el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, con quien la Ciudad arrastra roces desde el año pasado. Este año, la historia de discrepancias amenaza con repetirse y desde la semana pasada se avizoraban diferencias desde ambas administraciones. En la sede de Uspallata querían aumentar la cantidad de testeos y restringir lo menos posible apelando a los controles y la concientización para privilegiar la actividad económica. Mientras tanto, en La Plata exhibían intenciones de ir por restricciones más “duras”.

Los diálogos entre las jurisdicciones se tensaron el martes durante un encuentro entre las principales segundas líneas de los gobiernos de la Nación, la Ciudad y la Provincia: los jefes de Gabinete Santiago Cafiero, Carlos Bianco y Felipe Miguel; la ministra de Salud nacional, Carla Vizzotti y su par porteño, Fernán Quirós; y el viceministro bonaerense Nicolás Kreplak (el ministro Daniel Gollán, uno de los funcionarios bonaerenses de más alto perfil y un cuadro importante en el Frente de Todos, no estuvo presente).

El principal eje de discrepancia era el horario de cierre de locales gastronómicos y la restricción a la circulación nocturna. La Nación y la Provincia insistían en que se restringiera desde las 22. Mientras que la Ciudad pedía alargar el rango hasta las 00. Después de frenéticas negociaciones, anoche el Presidente anunció que la medida regirá a partir de las 23, que no se podrá circular entre las 24 y las 6 y que se suspenden los encuentros sociales en localidades de alto riesgo. En la Nación dijeron a Infobae que, a pesar de las discusiones, privilegiaron “la coordinación entre jurisdicciones”. Mientras que en el gobierno porteño se mostraron conformes. “Estuvieron muy cerca de lo que planteábamos nosotros, mantiene la actividad económica”, sostuvo una fuente de la Ciudad.

reunion suba de casos covid Reunion Cafiero Miguel Bianco
La reunión entre los representantes de la Nación, CABA y PBA

Mientras tanto, el impulso de parte del jefe del interbloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, a un acuerdo con los dirigentes presidenciables de Juntos por el Cambio -principalmente Rodríguez Larreta y la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal- para alcanzar un acuerdo político para hacer frente a las negociaciones con el FMI, quedaron congelados. En el Gobierno aseguraron que se debe en gran parte a que el jefe de La Cámpora está aislado de forma preventiva. Pero admitieron que influyeron en los diálogos económicos la irritación de las discusiones por la suba de casos de coronavirus y los ruidos que hubo en la negociación por las PASO.

La pandemia, la fecha de las elecciones primarias y la postura frente al FMI, habían llevado al terreno del acuerdo a los líderes de los Ejecutivos y Legislativos. Y los distintos acercamientos del Gobierno habían sido bien recibidos en un sector de la oposición. Pero el escaso margen que dan los apremiantes tiempos de la pandemia se sumó a las diferencias previas y a las internas en ambos “bandos” para empañar los intentos de acercamiento.

Hoy Sergio Massa recibirá en el Congreso al ministro De Pedro y a los jefes de bloque de la oposición. Y el jefe de Gobierno porteño, Rodríguez Larreta, luego del anuncio de anoche de Alberto Fernández sobre el decreto que regirá desde el viernes con las medidas nacionales, brindará detalles sobre las nuevas políticas que se implementarán en la Ciudad de Buenos Aires. Aunque con dificultades agravadas por la pandemia, desde ambos lados del arco político, en el año electoral, frente a la amenaza del coronavirus y en medio de la crisis económica, las conversaciones seguirán en pie.

SEGUIR LEYENDO:

Suspensión de reuniones sociales, cierre de bares y restaurantes y restricción para circular: las nuevas medidas del Gobierno

Axel Kicillof se adecuará a las medidas de Nación, pero algunos intendentes ya avanzaron con restricciones